Skip to content

Debes delegar

Muchos empresarios emprendedores y ejecutivos como nosotros, pasan trabajo al ser capaces de delegar labores de negocios. Terminamos cortos de horas cada día, pero aún así continuamos añadiéndonos tareas.

Otras tareas incluyen aprender cosas que ni siquiera estamos interesados en saber. Usualmente, nuestro objetivo es contratar nuestro recurso más costo-efectivo, nosotros mismos.

¿Porqué no delegamos?

La lista de razones por las cuales uno no delega, en muchas ocasiones puede ser larga y aburrida. Principalmente, he escuchado estas dos excusas:

Tenemos nuestro propio estilo

¡Claro que tenemos nuestra manera única de hacer las cosas! Si eres un artista, esa cualidad puede ser difícil de replicar. Sin embargo, hasta los pintores más reconocidos del pasado tuvieron asistentes que los ayudaron a crear las grandes piezas de trabajo que nos dejaron. Así que, si eres un creativo, entrega tus tareas no-creativas, como las administrativas y de contabilidad a alguien que te pueda ayudar.

¿Es costo-efectivo?

Seth Godin me ayudó a comprender que la razón por la cual me contrato a mi mismo es porque soy el más costo-efectivo. En otras palabras, soy mi recurso más económico.

Si quiero hacer crecer mi negocio, contratarme a mi mismo quizás no sea el mejor enfoque. Así que, incluso, cuando no puedo pagar un servicio, busco maneras creativas (de generar dinero) o contrato expertos que son costo-efectivos en ciertas áreas.

Cómo delegar tareas

Continuamos consumiendo nuestro tiempo realizando tareas que otras personas bien pudieran hacerse cargo. Delegar ciertas tareas nos permitirá enfocarnos en la visión y el futuro de nuestros proyectos, aumentando así las oportunidades de éxito.

Aquí hay cuatro cosas que debes comenzar a hacer:

  1. Piensa en esas tareas que te consumen mucho tiempo y no te gusta hacer.
  2. Cuando ya hayas identificado esa serie de tareas, piensa en alguien de entre tus contactos que pueda hacerse cargo del trabajo, (o contáctame para ayudarte a encontrar el recurso.)
  3. Piensa cuan costo-efectivo sería pagarle a alguien versus realizar esas tareas tú mismo.
  4. Delega las tareas y enfócate en las áreas de prioridad.

¿Cuáles son las razones por las cuales tú no delegas tareas?

Deja un comentario





Compartir
Compartir
Twittear